colección minima de pinceles

painting watercolor pintar acuarela primeros pasos pincel brush hake petit gris sketch

Para realizar acuarelas de tamaño mediano  y grande, del orden de 30x25 cm o superiores, se requiere un pincel para realizar grandes aguadas, con gran capacidad de absorción.

A falta de un buen pincel de marta de gran tamaño, es aconsejable utilizar un Petit Gris, de pelo de cola de ardilla de este nombre, de grueso tamaño.

Para formatos medianos me gusta más usar un hake de 2" ya que además de las grandes aguadas lo uso para describir paisajes y trabajar árboles.

Al menos uno de los dos es imprescindible.

pinceles para trabajo rápido con técnica de pincel grueso

El pincel plano de una pulgada o una paletina de poliéster con un filo fino es también fundamental para trabajar paisaje en general, urbano o no, y sus elementos descriptivos como, árboles, rocas, montañas, barcas, edificios, mobiliario urbano, etc. etc. Así que este sería el segundo pincel imprescindible en un trabajo a realizar con técnicas rápidas de pincel grueso.

El tercer pincel necesario es uno de los que se usan para rotular. Este nos dará soltura en follajes, ramas de árboles y otros elementos que proporcionen carácter expresivo a nuestro trabajo pictórico. Para estas necesidades uso indistintamente pinceles redondo de pelo muy largo de oreja de buey números 4 ó 6, o el que muestro en la foto anterior que se trata de un pincel de corte biselado  o espada, de pelo de cola de ardilla, que tiene mayor capacidad de carga.

A estos tres o cuatro pinceles tan sólo haría que añadir uno redondo si lo que queremos pintar son flores, pétalos, hojas y otros motivos donde la forma del pincel da impronta a la forma a representar y no se puede conseguir con los anteriores.

pincel de propósito general

En esta ocasión un pincel redondo de pelo de cola de marta kolinsky de tamaño mediano, por ejemplo del número 12 es la mejor elección, sobre todo porque además del uso descrito en formatos medianos y grandes, se pude utilizar como único pincel en formatos pequeños DIN A6 a DIN A4.




recuperando otra acuarela almacenada

Este es otro ejemplo de recuperación de un apunte guardado, realizado al aire libre durante mi viaje de septiembre de 2008.

Blanqueé con la ropa tendida con acuarela blanca y oscurecí el agua del canal.


"desde la fondamenta"
Guarro 240g grano grueso 60% algodón 30x20cm

pinceles para grandes aguadas

Los pinceles de pelo de cola de ardilla conocidos como Petit Gris son unos pinceles que soportan gran cantidad de agua y color y por su flexibilidad permiten hacer aguadas y grandes superficies de color.

Son los cielos con nubes o no y las veladuras homogéneas finales sus principales aplicaciones.

Constituyen una alternativa más económica a los pinceles de marta, pero no se adaptan tan bien al trabajo general de una acuarela, por lo que no será nuestro único pincel del estuche.

Existen, ya en el mercado, fibras sintéticas que permiten un trabajo muy similar, recomendándose esta alternativa por su carácter menos agresivo con el mundo animal.


pinceles Petit gris de cola de ardilla

Según el tipo de formato, en especial si las superficies de las aguadas no son tan grandes, existe una alternativa muy interesante a estos pinceles de grandes lavados.

Se trata de unos pinceles orientales denominados "hake", de pelo de cabra, que además de servir para fabricar cielos, nubosos o no, trabajando como las paletinas, "a lo ancho", permiten trazar algunas líneas irregulares por simple tamponado.


familia de hakes

para romper y tirar siempre hay tiempo

Esta es otra acuarela pintada al aire libre en invierno de 2005, que para salir del paso rápidamente, reservé con lápiz de cera blanca los alfeízares y jambas de las ventanas y balcones. El resultado fue deplorable.



Como esta acuarela ha salido del baúl de los recuerdos cuando he ido a buscar otras para intentar recuperar y a fin de intentar lo mismo con esta, rasgué con goma de borrar dura y he levantado bastante cera, pero no toda la que hubiese querido.

En una segunda fase he aplicado color, y aún sin convencerme, estando húmedo el papel, he conseguido quitarle un poco y matizarlo.

También he trabajado las sombras del "sottoportego" e iluminado el agua.

Todavía no está para tirarla, porque intentaré homogeneizar un poco el color en las casas de los canales del fondo y ...

... para tirarla siempre hay tiempo.

mis primeros pinceles

painting watercolor pintar acuarela primeros pasos pincel brush hake petit gris sketch
Aunque al final de todo el proceso de aprendizaje en acuarela puedes terminar con un verdadero arsenal de pinceles de varios tipos y diversos tamaños, aquí pretendo informarte para que los adquieras de forma premeditada, sabiendo qué partido podrás sacar de cada uno de ellos.

Para saber esta cuestión hay que plantearse previamente qué requerimientos demanda la técnica de la acuarela de un pincel.

En primer lugar se requiere rápida y abundante absorción primero y descarga después de agua y de color, para poder trabajar en grandes superficies con aguadas y lavados.

También es necesario perfilar en determinadas ocasiones, tanto en líneas rectas como curvas.

Y por último también se trabaja en seco depositando color concentrado.

Todo ello ¿se puede hacer con un sólo pincel?. La respuesta es sí.

He conocido a grandes acuarelistas trabajar con un sólo pincel en formatos de 70x50 cm y el doble. Se trataba de un pincel redondo de punta afilada del nº 22 (ó 24 no recuerdo) de pelo de cola de marta. De precio elevado, nunca me obsesioné en adquirirlo, por lo que investigué posibles alternativas.

En mis comienzos, empecé pintando con un pincel similar de oreja de buey, del número 24, una alternativa muchísimo más económica que los de marta, pero no era tan puntiagudo, por eso en las aguadas no podía terminar perfilando ni podía adquirir la destreza que observaba en esto artistas .

 

Además su mango era considerablemente más largo y rápidamente me dí cuenta que había comprado un pincel para trabajar sobre soporte vertical, en óleo o acrílico y aunque cargaba agua correctamente,  decidí probar otros porque si bien era de precio razonable y funcionaba en aguadas, no era el más idóneo.

Trabajé casi simultáneamente con un pincel plano de pelo sintético del número 20 para aprender diferentes aplicaciones de formas y soltarme con ambos.

Seguí por esta línea y para perfilar compré otro pincel redondo de oreja de buey, del número 6,  para perfilar, pero al no absorber mucha agua no me sirvió de mucho.

Quiero resaltar que inicialmente nadie me aconsejó y aunque podía trabajar con stos pinceles la elección no resultó ser la más idónea.

recuperando una acuarela almacenada

He roto muchas acuarelas, pero otras que me daban más "sentimientos" las guardé sin más.

Este es el caso de la que presento a continuación.

La primera de ellas fue una acuarela que hice en el año 2000, que no me gustó cómo quedó.

"primeros reflejos silenciosos II"
Arches 300g grano grueso 100% algodón 60x25cm
El dibujo no estaba muy detallado y no supe resolver el problema del paisaje urbano planteado, con sus juegos de luces y sombras.
Sí, estaban bien realizados los reflejos acuosos, así como la perspectiva de las barcas estaba bien resuelta, no así su definición.

Pero lo peor era la iluminación general que le dí al cuadro. No sabía resolverlo y  ese fue el motivo del rechazo.

Posteriormente volví a trabajar este motivo en una segunda acuarela ("reflejos silenciosos II") y me gusto su resultado por lo que la enmarqué.

"reflejos silenciosos II"
Arches 300g grano grueso 100% algodón 50x20cm


























Con motivo de la reflexión que quería realizar en esta actualización destapé el "baúl de los recuerdos" y me encontré con esta acuarela y pensé que todavía tenía arreglo y que podía ser un buen ejemplo a considerar. Aunque no hice fotos de cómo estaba originalmente, sí voy a explicar cómo la he trabajado.

Primeramente empecé por el cielo, poniendo más brillo y nubes. Antes era un cielo anodino azul grisáseo.

Después y por este orden enrojecí los tejados, contrastándolo con el azul del cielo, puse naranjas en los edificios de la derecha y los contrasté con sus respectivas ventanas verdes edificios vecinos violáceos.

Pinté el puente, con su respectivo reflejo, como si de "pintor de brocha gorda" se tratara, para finalmente perfilar un poco más las barcas, porque su dibujo estaba inseguro sobre el grano grueso del papel utilizado.

El resultado, apreciable,  lo dejo a tu consideración.

lavando acuarelas

He vuelto a retomar la acuarela borrada en la actualización que he dedicado a la goma de borrar, porque seguía sin convencerme.

Arches 300g grano grueso 100% algodón 60x40cm
El fallo que tiene sé cuál es, pero al ser irresoluble tengo que aplicar medidas paliativas que si no me satisfacen del todo, al menos que me convenzan de alguna manera.

Por esta razón he decidido lavar la acuarela en cuestión.

Sí, sí, has leído bien.

Lo que ocurre es que no aplico un lavado estricto, sino que la ducho con chorro de agua.

El efecto es bueno y malo simultáneamente: por un lado elimino muchas capas de color torpemente aplicadas anteriormente y por otra parte se ensucian los blancos que había respetado inicialmente.

Hay que esperar a que el papel haya escurrido todo el agua sobrante.

Una vez casi seco podré insinuar algunas luces y sombras en las dos columnas laterales que estaban dibujadas a lápiz sin tratar con acuarela a fin de enmascarar el agrisamiento evidente de los dos laterales inicialmente blancos con dibujo de lápiz (obsérvese que el papel sigue portádose con dignidad).

No cabe ninguna duda esta acuarela requiere ahora una profundización conceptual para poder terminarla.

El resultado final, en esta situación actual, es incierto.

la goma de borrar

La goma de borrar como su nombre indica, sirve para lo que sirve, con independencia de que queramos darle otros usos.

Sin embargo hay que ser prudentes en su uso originario y me explico.

Si cuando trabajamos una acuarela hacemos un dibujo previo, deberemos corregirlo poco o nada utilizando este artilugio.

La razón es la siguiente: resulta que los papeles de acuarela están encolados.

La fibra utilizada para fabricar el papel se mezcla con cola para darle consistencia. Y esta cola tiene un efecto secundario, limita la capacidad de absorción de agua del papel resultante.

Para aprovechar esta segunda propiedad de la cola, en bastantes papeles de acuarela se aplica una fina capa a modo de apresto final que suele ir desapareciendo con las primeras aguadas de color.

Si antes de aplicar los colores acuosos nos dedicamos a borrar con frenesí, el papel no responderá homogéneamente, razón por lo que debemos limitar el uso previo de la goma de borrar.

" La Píccola Isola"
Arches 300g grano grueso 100% algodón 60x40cm
Entonces, ¿cuándo puedo borrar con total tranquilidad?.

Pues cuando la acuarela esté terminada y se haya secado. Es en este momento cuando podremos borrar algunos trazos de lápiz.

Observaremos que no podremos levantarlos todos, pero no importa ya que esta situación está "permitida" hasta por los acuarelistas más puristas, quedando así, con algunos trazos de dibujoa a lápiz una acuarela con mayor frescura y espontaneidad.

Aplicando una goma dura, de las antiguas para borrar tinta, podemos levantar blancos de una forma diferente al uso de papel de lija o cuchilla.

En el ejemplo que nos ocupa, he recuperado una acuarela guardada, de la temporada veneciana 2005, terminada no satisfactoriamente, por carecer de reflejos de luz en el agua, y he "entrado a saco" sobre ella con una goma dura, de las de borrar tinta, para levantar algunos blancos (obsérvese que no he tocado el dibujo a lápiz existente y que el papel lo ha soportado con honorabilidad).


paleta de colores

La paleta de colores es el grupo de colores que se elige dentro del catálogo de los fabricantes  o dentro de la caja de acuarelas a la hora de abordar una obra.

Según el tipo de acuarela que se desee realizar, así se debe elegir la paleta.

En nuestros comienzos, empezamos pintando un paisaje de tal forma que elegimos un azul para el cielo, verdes para los árboles, marrones claros para la tierra, rojos para los tejados de las casitas blancas con humo negro en sus chimeneas y para terminar, al lado, un tractor amarillo.

Hemos confeccionado una paleta a la que yo llamo paleta parchís, porque me recuerda al tablero de ese juego de mesa.

Así lo haría un niño pequeño y si nosotros elegimos esta forma de pintar, elegida está, saldrá una obra "infantil" a no ser que tengamos una forma "naïf " de trabajar, por que en esta ocasión estaría justificada su utilización.

Cuando usamos una caja de acuarelas en la que tenemos doce, catorce o más colores, corremos el peligro de usarlos todos, por lo que debemos ser conscientes del peligro que corremos por no habernos acotado previamente una selección menor de colores.

Aconsejo, pues, tener como referencia la actualización denominada cómo clasifico los colores en mi caja.

El éxito puede estar garantizado si se elige una de las tres gamas cromáticas que se relacionan en este esquema y se usa algun que otro color complementario de la otra gama.

Así si elegimos la gama de tierras y sombras, necesitaremos algún azul.

Si elegimos la gama fría de amarillos y azules, nos hará falta algún color rojizo.

Y si pintamos con la gama colorista de anaranjados y rojos, nos hará falta algún verdoso o violáceo.

Trabajando con una gama acortada, resultará una acuarela más creíble. Así que te animo a experimentar.

la aplicación práctica de φ (fi), número aúreo

Si en un formato del tamaño que sea y de la proporción entre largo y ancho que sea, dividimos imaginariamente en tres partes iguales cada lado y trazamos, también imaginariamente,  las líneas divisorias, resultan que cada línea está a 1/3 y 2/3 de los bordes del papel.                                                   
 
cuadrícula a realizar imaginariamente en nuestro formato
Como 2/3 es 0.666...6, resulta un número próximo a φ(fi) = 0,61803..., por lo que de esta forma tenemos una cuadrícula que está próxima a conseguir la "tranquilidad" que proporciona el número aúreo.

Hemos obtenido cuatro puntos de cruce que podemos llamar "puntos fuertes" en la composición, porque parece que es ahí donde nuestro cerebro dirige la mirada en primer lugar, o por lo menos eso es lo que nos parece.

Pues bien , es ahí donde debemos ir pensando en colocar nuestros motivos principales si es que queremos obtener composiciones de equilibrio. 

Así y por ejemplo, uniendo dos de ellos, en horizontal o en vertical, trazaremos el horizonte.

Quiero remarcar que esta norma no es de obligado cumplimiento, ya que sabiendo huir de estos puntos lograremos lo contrario, encuadres o composiciones más inquietantes. 

Lo importante es conocer estos fundamentos para trabajar en consecuencia.

recuperando colores secos

Los colores de acuarela deben estar pastosos cada vez qe se utilicen.

Los que vienen en tubos no tienen mayor inconveniente que el abrirlos y descargar por presión de nuestros dedos la cantidad requerida.

Con las pastillas o godets, al estar siempre secas, es conveniente ponerles un poco de agua antes de empezar a utilizarlas.

En los casos más difíciles, aquellos en los que colores usados hace tiempo se han secado y deseamos recuperar, es posible hacerlo añadiendo agua y aglutinante, que es la sustancia hidrosoluble y transparente que mezclada con el pigmento conforma el color de acuarela.

La sustancia que se puede emplear como aglutinante, de fácil adquisición en comercios especializados, es la goma arábiga, que además de proporcionar nueva plasticidad a nuestro color le dará un brillo sutil.

Si no tenemos a mano goma arábiga ni posibilidd de adquirirla, podremos salir del paso utilizando miel de abejas, que también es hidrosoluble y pastosa, pero, ¡ojo!, prueba la mezcla sólo en el papel no se te ocurra probarla de otra manera, ya que no es comestible.

¿dónde coloco el mayor contraste en mi acuarela?

El mayor contraste hemos de realizarlo en el motivo principal, por lo que deberemos tener cuidado en no aplicar contrastes mayores en zonas donde no esté ubicado ese motivo principal.

Ya hemos comentado que ese contraste se puede conseguir trabajando con la escala de grises de un mismo color según se muestra:

Valoración por escala de grises (valoración propiamente dicha)


 O P O P O P O P O P O P


 O S O S O S O S O S O S

 O T O T O T O T O T O T



O también mediante emparejamiento de colores cuasi complementarios:

Valoración por color (colorismo)



 O P O P O P O P O P O P 


 O S O S O S O S O S O S

 O T O T O T O T O T O T

 O C O  C O C O C O C O C




La sensación de profundidad es evidente cuando se disminuye el contraste, o cuando se agrisan zonas adyacentes.

Además se ha visto reforzada con el empequeñecimiento de los motivos menos importantes, alejándolos aparentemente.

Si por cuestiones del diseño de la composición el motivo principal no está en el primer plano, hay que desdibujar éste para que no cobre más importancia que el propio motivo a representar principalmente.

Este procedimiento es muy conocido en fotografía, cuando se aplica un enfoque selectivo o un efecto "flou".

De esta manera se consigue centrar la atención del espectador en determinadas zonas de la superficie de la acuarela y ya tan sólo con la distribución de espacios y formas se procurará ese camino virtual que le conducirá al paseo visual.

aproximación a la proporción aúrea


Desde el punto de vista matemático, las soluciones de la ecuación de segundo grado    x2 - x = 1   son  x= 1,6180339... y  x2 = 0,6180339... que tienen propiedades numéricas cuando menos interesantes.

Si construimos un rectángulo cuyos lados sean a = xy b = x2  y dado que el producto de estas dos soluciones es x1 * x2 = 1, el área de ese rectángulo, a*b es igualmente 1.

Pues bien, a ese réctángulo se le conoce como rectángulo aúreo y a la proporción entre sus lados, a/b, razón aúrea.

Se cumple la propiedad geométrica a/b = (a+b)/a, donde si hacemos a = x  y  b = 1, y desarrollamos la proporción, obtenemos la ecuación del comienzo      x2 - x = 1.
 
A xse le conoce como número aúreo y se le representa por la letra griega φ (fi). Es un número irracional de valor 1,6180339...

Esta proporción se encuentra tanto en algunas figuras geométricas (pentágono, estrella de cinco puntas,...) como en la naturaleza (reproducción como sucesión de Fibonacci,...).

Asimismo, desde la antigüedad se  atribuye un carácter estético especial a los objetos que siguen esta proporción.

"la ley de los contrastes adyacentes"

Un efecto óptico interesante en relación con nuestra percepción de colores es el que tiene que ver con la inexistencia de un color complementario.

Así, en el ejemplo que muestro a continuación las letras sobre fondo amarillo se pueden percibir de color violáceo, que es el color complementario del amarillo.



  V V V V V V  


Sin embargo es un color gris neutro. Al revés, ocurre lo mismo, Poniendo un gris neutro al lado de un color violeta, el gris parece que vira al amarillo.

Se puede concluir que si colocamos un color amarillo al lado de un violeta, ambos se refuerzan simultáneamente, consiguiéndose el mayor contraste posible, pues hemos elegido un par de colores complementarios.



                    V V V V V V  


Este máximo contraste se ha obtenido mediante variación de color, pero también se puede conseguir el contraste mediante valoración de grises dentro del mismo color, resultando el máximo posible entre los colores blanco y negro, extremos opuestos del gris neutro.


                    V V V V V V  


Si aplicamos estos tipos de contrastes en zonas adyacentes de la superficie de nuestras acuarelas, conseguiremos los máximos contrastes que nos permitan diferenciar uno voúmenes de otros, unos objetos de otros, sin necesidad de tener que realizar un dibujo fino.
                         

componer un cuadro

Mucho se ha escrito sobre la composición. Es una tarea ardua conseguir un equilibrio entre todo lo que cabe dentro de un cuadro. Opino que en fotografía se llama encuadre precísamente por eso.

Entonces, el objetivo de la composición es conseguir un equilibrio, o acaso el contrario, conseguir concienzúdamente el desequilibrio.

Pero, ¿qué cosas influyen en ese equilibrio?. Pues diversas:

La disposición relativa de los diversos objetos que se representan.

El lugar donde se coloca cada objeto dentro de la superficie de representación.

Su tamaño y su masa (peso).

Y el color, porque el color también pesa.

Hay también otro aspecto importante que no he leído en ningún libro pero que me parece importante y es ocupar la posición del observador, para preguntarse qué espera ante la visión del cuadro.

Es por eso que hay que que diseñar una estrategia para que el espectador observe el cuadro.

Este espectador debe, de forma  inconsciente, ser dirigido a través de la superficie que esté mirando.

Y es el artista creador de la obra el que debe crear un paseo virtual para que la mirada del observador camine por el cuadro.

Para eso es fundamental distribuir formas, tamaños y colores con suma habilidad, poniendo los objetos indispensables, ni más, ni menos, a fin deconseguir ese equilibrio compositivo.

Una de las formas de no preocuparse demasiado por el equilibrio compositivo, es distribuir los horizontes o los objetos a representar utilizando una distribución según la proporción aúrea.

¿cuántos colores debo comprar?

painting watercolor pintar acuarela primeros pasos pincel brush hake petit gris s
Si has seguido los primeros pasos de este blog, has comprado un tubo de sombra tostada y otro de azul , probablemente el ultramar.

Si ahora empiezas con los tres colores primarios, elegirás un amarillo, probablemente el limón, algo parecido al magenta, carmín normalmente, y el azul ultramar que ya lo tenías.

Luego ya tienes cuatro colores.

Cuando intentes fabricar un rojo desde el amarillo limón y el carmín, te darás cuenta que es muy complicado. Por esta razón deberás añadir un rojo a tu caja inicial.

Y ya van cinco.

Con un siena natural podrás conseguir ya una gama completa de los colores de la naturaleza. Ahora tienes seis colores.

Posteriormente te darás cuenta que necesitarás un color muy oscuro casi negro, porque no te gustará el que fabriques mezclando los que tienes.

Entonces, como estás corto de colores fríos podrás añadir un gris de Payne, que si bien es un color que proporciona recelos a muchos acuarelistas, consigue completar una mínima caja de siete colores, que son:

amarillo limón, rojo, carmín, siena naturalsombra tostada, azul ultramar y gris Payne.

Con el paso del tiempo ampliarás tu propia paleta añadiendo algún color más y suprimiendo otros.

Así y por ejemplo, si adquieres las cajitas de iniciación que todos los fabricantes venden a precio promocional, traen otros colores, más comerciales, cuya transparencia es más discutible.

Así, uno de ellos es el ocre amarillo, más opaco que el siena natural, pero no por eso lo vamos a tirar a la papelera, nos seguirá siendo útil para fabricar verdes.

Suelen añadir dos verdes, de los que yo denomino "de bote" que matizan razonablemente los verdes que tú debes fabricarte y además mezclados con rojo producen un color negruzco que oscurece el azul ultramar o el sombra tostada.

El negro y el blanco son otros colores que también suelen traer:

El negro nunca debes aplicarlo puro, debes mezclarlo, porque, como ya dije en la actualización sobre la luz y el color, es el "no color".

El blanco al contrario no debes usarlo para mezclas, ya que empasta el color resultante, lo "apastela" y lo vuelve opaco. Sí es útil, de vez en cuando, para abrir blancos una vez seca la acuarela, o para aplicar sobre papel de color para acuarela.

¿qué color tiene el agua?

¿Qué color tiene el agua?: el agua tiene el color de la luz que refleja.

Entonces, ¿qué refleja el agua?. Es una buena pregunta.

El agua refleja la luz que le incide, tamizada por el color de sus componentes en suspensión o disueltos.

Tras esta respuesta hay que hacer una tercera pregunta: ¿es el agua un medio totalmente transparente?, pues la contestación es no, ya que de no ser pura tiene componentes en suspensión o disueltos.


"reflejos silenciosos I"
Arches 300g grano grueso 100% algodón 40x30cm

Pero además de la reflexión que se produce, como si de un espejo se tratase, hay que tener en cuenta que los objetos sumergidos se pueden observar con unas desviaciones provocadas por otro fenómeno óptico, el de la refracción.

Así que teniendo en cuenta todo esto tendremos que considerar algunas cuestiones, que iré desarrollando, actualización tras otra, a la hora de interpretar una superficie acuosa.




 

apuntes y acuarelas de Venecia año 2010

 
"campo de S. Francesco de la Vigna"
Fabriano 200g celulosa grano fino 30x20cm


"fondamenta Trapolin"
Guarro 240g grano fino 60% algodón 40x 20cm


"puente Trei Archi y S. Giobe"
Guarro 240g grano fino 60% algodón 40x 20cm


"S. Estefano desde Dorsoduro"
bloc Schwarttz 120g 30% algodón 21,6x10cm

"La Salute desde Sta. Teresa"
bloc Schwarttz 120g 30% algodón 21,6x10cm
 

















"fondamenta Trapolin"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm



"S. Francesco de la Vigna"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm



"Stª. Mª. del Orto"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm


"campo S. Francesco de la Vigna"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm

"fondamenta Trapolin"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm



"Arsenale desde S. Pietro in Insola"
cuaderno Moleskine 200g 25% algodón 21x13cm



"S. Nicoló dei Mendicanti"
cuaderno Daler Rowney 150g celulosa 21x15cm


"puente Trei Archi y S. Giobe"
cuaderno Daler Rowney 150g celulosa 21x15cm



"Miracoli"
cuaderno Daler Rowney 150g celulosa 21x15cm



"desde el 1043B en la parroqia de S. Giacomo del Orio"
cuaderno Daler Rowney 150g celulosa 21x15cm




"S. Giovanni Evangelista"
cuaderno Daler Rowney 150g celulosa 21x15cm




colores ideales y pigmentos reales

En la anterior actualización sobre la luz y el color,  apunté la teoría de la síntesis sustractiva del color y preguntaba qué nos encontraríamos si vamos a un comercio a comprar los tres pigmentos primarios.

Por muy excepcionalmente puros y de alto nivel de calidad que nos los proporcionen, al llegar a casa y mezclarlos no deberemos defraudarnos si no conseguimos lo que conocemos por color negro.

Y es esta la diferencia entre lo ideal y lo real, entre la teoría y la práctica.

Así pues, tendremos que experimentar con la mezcla de colores, primero los primarios, y luego secundarios y otros para aprender el comportamiento de los pigmentos comerciales.

La elección de un variedad de colores comerciales configurarán nuestra paleta de colores cuya personalización será objeto de una próxima actualización.

Aunque en teoría es posible confeccionar todos los colores posibles a partir de tres, nos daremos cuenta inmediatemente que es complicadísimo obtener, por ejemplo,un rojo desde el magenta y el amarillo, o lo que es más complicado, obtener un anaranjado a partir de ese rojo con la adición de más amarillo.

No sólo porque los pigmentos no sean ideales, sino porque en su elaboración se utilizan componentes que aparecen "agrisando" la mezcla de color resultante, o lo que es peor, provocando la opacidad en la mezcla, o sea la desaparición de la transparencia, esa virtud de la que a gala tiene la técnica de la acuarela.

Por lo tanto deberemos ensayar muchísimo las mezclas, a fin de evitar resultados pobres y no deseados, no minimizando nuestra paleta de colores, ya que una economía de variedad cromática, afectará necesariamente al resultado final.

Entonces, ¿cuántos colores debo comprar?.

No dejes de leer la próxima actualización sobre esta materia.

construcción de una matriz de valoración de dos colores

painting watercolor pintar acuarela primeros pasos pincel brush hake petit gris sketch Este ejercicio es interesantísimo al iniciarse uno en este oficio.

Se empieza eligiendo un primer color, el siena tostada (se puede hacer también con sombra tostada), pintando un cuadro de máxima concentración en la zona sureste de la superficie del papel, diluyéndose poco a poco, pintando cuadros hacia el oeste cada vez más claros, hasta llegar casi al no color en el oeste.

Todo este trabajo se repite con filas semejantes hacia el norte de la superficie pictórica, de forma que se haya conformado una matriz cuadrada.



Cuando se haya secado esta fase, elegiremos un segundo color, el azul ultramar y haremos el mismo ejercicio sobre el color anterior, pero teniendo en cuenta que la fase más concentrada ade azul se aplicará en el norte, dejando la parte más diluida al sur del papel.

Actuando de esta manera hemos conseguido una serie de celdas distintas en el nivel de saturación bicolor, pasando del casi blanco del papel en el rincón suroeste hasta casi el negro imperfecto provocado por la superposición de dos capas saturadas de siena tostado y azul ultramar.

Así hemos aprendido a dosificar un color, valorando su gama de grises, y a superponer una capa de un segundo color, en forma de veladura, también en su respectiva gama de grises.

la luz y el color


Sin ánimo de teorizar en exceso, que para eso existen tratados tanto de física como de técnica artística o de historia, la luz es una forma de energía que se percibe mediante el sentido de la vista.

Experimentalmente se comprobó que la denominada "luz blanca" se compone de diversas luces de "colores" (diversos tipos similares de energía que se perciben diferencialmente por el sentido de la vista).

Esta luz blanca es el resultado de la adición de luces rojas, azules intensosverdes. En este caso de puede hablar de síntesis aditiva del color.

La mezcla dos a dos de estas luces "primarias" da como resultado otras denominadas "secundarias", que son magenta, azul cian y amarillo.

La adición de una luz primaria con la secundaria resultante de las otras dos primarias restantes da luz de color blanco, por lo que a ese par se denomina de luces "complementarias".

La adición de las tres luces secundarias da también el color blanco.

Los objetos (cuerpos) tienen la capacidad de reflejar la luz que les incide de forma total, parcial o nula.

Esta "devolución" de luz se produce por efecto de absorción de parte de ella y rechazo del resto.

Así, decimos que un objeto es de "color amarillo" cuando ha rechazado las luces rojas y verdes, o también ha absorbido la luz azul intenso. Si estas luces rojas y verdes rechazadas por el primer cuerpo las hacemos incidir sobre un cuerpo de "color azul intenso" serán absorbidas y no veremos luz alguna alguna. A la ausencia de color lumínico se le llama color negro. Por eso podremos oir que el negro es el "no color".

Y al revés, cuando trabajamos con las "no luces", es decir, con las luces absorbidas por lo cuerpos iluminados hablaremos de la síntesis sustractiva del color.

Me explicaré: si fabricamos un pigmento a partir de un cuerpo amarillo (que absorbe las luces rojas y verdes) con un pigmento de un cuerpo azul intenso (que absorbe la luz azul intenso) y los mezclamos, el resultado absorberá las luces rojas, verdes y azules intenso, por lo que no rechazará ningún tipo de luz ya que las ha absorbido todas. Ese pigmento podrá denominarse de color negro.

Los colores primarios en esta síntesis sustractiva son el magenta, el azul cian y el amarillo, que unidos proporcionan el color negro. Mezclados dos a dos resultan el azul intenso, verde y rojo. Estos serían los respectivos secundarios, que a su vez mezclados entre sí también darían el color negro.

La adición de un color primario con uno secundario obtenido de los otros dos primarios restantes, da también el color negro, por lo que esos dos colores primario y secundario se denominan "complementarios".

Pero todo esto es la teoría, ¿qué nos encontraríamos si vamos a un comercio a comprar los tres pigmentos primarios?.

La solución en la siguiente actualización sobre colores ideales y pigmentos reales.

primeros pasos con el color

La mejor forma de aprender a mezclar colores es tomar dos de ellos y soltarlos muy próximos en el papel y esperar que se mezclen para ver el efecto que se produce.




Esta técnica se puede denominar "húmedo sobre húmedo". Si anotas al margen los dos colores tratados, conseguirás construir una especie de carta de colores donde podrás elegir las mezclas que mejor te resulten.



Esta práctica se puede realizar con dos colores extremos de la misma gama para obtener colores intermedios, o bien se puede experimentar con colores de gamas distintas, por ejemplo azules con tierras, o azules con rojos.




También puedes hacer el ejercicio de otras dos formas: aplicar una capa base en primer lugar, esperar que se seque, y dar una veladura encima con el otro color que deseas superponer (cuadros grandes), sería la técnica de "húmedo sobre seco" o bien mezclar los dos colores en la paleta de mezclas y aplicar sobre el papel (cuadros pequeños).



Podrás observar que de las tres técnicas la más "suelta" es la primera, y la segunda consigue matices no uniformes en la mezcla. Sin embargo es la tercera la menos efectiva, por lo que no la recomiendo salvo cundo quieras realizar grandes aguadas, es decir soltar color uniformemente en una superficie considerable del papel.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...